Banner Central

Neofobia

Poco menos de una semana queda para adentrarnos por tercera vez en el plano de la metrópolis más emblemática de MTG, Ravnica. Este plano siempre será uno de los más queridos por todos los jugadores, ya sea por su ambientación, el flavour de los gremios, o bien por muchas de las emblemáticas cartas que lo acompañan, tales como:

Confidente oscuro, Vida desde el barro, Deterioro brusco, Rata de horda o Revelación de la esfinge.

Sin ir más lejos, Return to Ravnica fue la primera presentación que jugué, en la que todos estaban deseosos de abrir su Deterioro brusco debido al inmenso hype que arrastraba la carta desde la temporada de spoilers y el alto precio que esta había adquirido. Algo similar a lo que está pasando en esta nueva con el aclamado Trofeo De La Asesina

Por unas razones u otras, es uno de los planos más queridos por todos. Tanto por Wizards, siendo el primer plano que es revisitado por segunda vez, como por los jugadores. Sólo había que ver como en la mayoría de las previews que se liberaban no se dejaban de leer cosas como "la mejor colección en años", "todo colecciones broza y llega Ravnica y todas son buenas…" La mayoría de los spoilers que se desvelaban iban acompañadas de hipérboles del estilo.

Pero, ¿de verdad esto es así? ¿Es cierto que todas las colecciones que salen no están a la altura? ¿Todas son broza?

Quizá este pensamiento era válido hace un par de años, cuando las colecciones tenían poco o ningún tipo de impacto real en Modern. Todos los tops del formato repetían arquetipos una y otra vez, y pocas eran las cartas que podían entrar en los arquetipos existentes. Muchas de las cartas que hacían su aparición en el mismo eran los conocidos One Hit Maravillas, que pillaban desprevenido a todo el mundo en un torneo puntual, pero que una vez pasada la sorpresa, eran relegados al baúl de los recuerdos. Como nuestra amiga Artefacto animado, que dio la sorpresa en Affinity durante un par de torneos, hasta que todo el mundo supo cómo combatirla.

180925a

Muchas de las cartas eran víctima de este fenómeno, pocas se asentaban en la base de arquetipos más que cerrada del formato. Un 1x de la carta del momento de Standard, otro 1x de alguna carta que todo el mundo tenía olvidada y que existía desde hacía eones, pero poco más. Y eran eso, flor de un día.

Sin embargo, de un tiempo a esta parte, la inclusión de cartas nuevas en el formato con cada nueva colección es más y más habitual. Si repasas tops de los últimos eventos importantes no paras de encontrarte con cartas de los dos últimos dos años.

Repasando el top 28 del último GP de Estocolmo, vemos como en casi todos los decks hay cartas recientes que han resucitado un arquetipo o que le han dado vida a nuevas y estrafalarias construcciones de mazos ya establecidos. Este es el caso de Proveedora De Suturador y la locura que ha dado vida como Bridgevine, la resurrección de Spirits con el nuevo Fantasma Supremo, nuevas armas para los decks de control con En Busca De Azcanta o Teferi, Héroe De Dominaria, el empujón de Baral, Señor De La Sumisión a los mazos de Storm…

Todo son cartas que aún son legales en Standard y que aparecen en Modern sin ningún tipo de tapujo. Hace unos meses escribía por aquí que una de las claves en Modern era el innovar con las cartas nuevas del formato. Y la verdad que es un dogma del que todos los jugadores se han ido dando cuenta poco a poco y que cada vez está más asentado.

Pero no sólo de Modern vive el hombre, ya no juego Limited con la misma asiduidad que lo hacía hace algunos años. Pero a poco que juegues alguno y leas la opinión de muchos de los expertos en el formato, no paras de sentir y escuchar que las colecciones son cada vez mejores. Sin ir más lejos, el limitado de Dominaria es considerado el mejor limitado de los últimos años casi sin discusión alguna.

Incluso, el regreso a las colecciones básicas que se ha dado este pasado verano con M19 nos ha traído un formato de limitado bastante menos simples que en otras básicas con bastantes más interacciones, y menos simples que el de otras colecciones básicas, como por ejemplo Magic Origins.

180925b

Como podemos observar, las colecciones nuevas cada vez son mejores y están cada vez mejor diseñadas. Entonces, ¿de dónde nace esta Neofobia? ¿Por qué existe el sentimiento generalizado de que todas las colecciones son malas? ¿Por qué sólo es Ravnica la "buena"?

Magic es un juego que lleva vigente más de 25 años, su historia es conocida por todos y su crecimiento también. Y eso a pesar de que es una empresa con bastantes errores a la hora de tratar al consumidor o a sus "Pros", como el reciente rechazo de Gerry Thompson a jugar el World Championship de este año debido al trato que reciben los jugadores profesiones (y Semi Amateurs), que ha sido bastante sonado.

Pero si hay algo en lo que son unos verdaderos expertos, es en el marketing del juego. Las temporadas de spoilers duran semanas, con un goteo constante de información que incitan a comentar todas y cada una de las cartas nuevas. Cuando sales de una temporada de spoilers, casi sin darte cuenta aparece otra nueva por otro producto nuevo, ya sea un set de Commander, un Duel Deck nuevo o un Masters Set. Para que, cuando acabe esto, vuelva otra vez el ciclo de nuevo goteo de información de la nueva colección y el ciclo de los spoilers vuelva a fluir.

El bombardeo de información es tan constante y repetido que es difícil pararse a analizar detenidamente qué es lo que está ocurriendo, causando un rechazo absurdo e irracional en la comunidad. Por otro lado, el juego competitivo, que corre por otros cauces (como demuestra el alegato de Gerry antes citado), va adquiriendo poco a poco esas nuevas herramientas sin hacer demasiado ruido, hasta que es demasiado obvio que lo invaden por completo.

A veces es difícil no caer víctima de la maquinaría del hype impuesta por Wizards (ya sea para generar rechazo o euforia permanente). Pero a veces, es mejor pararse a recapacitar un poco y reconocer cuando hacen bien las cosas...


Considera dar soporte a nuestro esfuerzo:  Patreon

Primeras Respuestas:
No hay ninguna respuesta todavía.